Cómo tener paciencia

como-tener-paciencia

Hoy en día vivimos pendiente del reloj, del teléfono, de recoger a los niños en el colegio, etc…un estrés continuo que muchas veces nos pasa factura. Pero ¿cómo hemos llegado a estos extremos? La misma sociedad sin darnos cuenta nos ha metido en un ritmo de vida que muchas veces excede nuestras propias capacidades. Nuestra […]

Hoy en día vivimos pendiente del reloj, del teléfono, de recoger a los niños en el colegio, etc…un estrés continuo que muchas veces nos pasa factura. Pero ¿cómo hemos llegado a estos extremos? La misma sociedad sin darnos cuenta nos ha metido en un ritmo de vida que muchas veces excede nuestras propias capacidades. Nuestra cultura apresurada, las programaciones de todo aquello que hacemos esta afectando a nuestra voluntad de ser pacientes. Todo hay que hacerlo ahora. La paciencia y como tener paciencia lo hemos dejado de lado. Quizás sea el momento de tomarnos unos minutos para entender como podemos trabajar esta capacidad y conseguir enfocarnos de una forma más tranquila y amigable todo aquello que nos rodea.

Hay que tener paciencia

El problema de no tener paciencia es creernos no tener tiempo. Queremos hacer tanto todos los días que no nos queda tiempo para practicar la paciencia y demostrársela a aquellos que más cerca tenemos como pueden ser nuestros hijos.

Existen muchas personas que tiene un plan diseñado para cada día, todo esta escrupulosamente planificado, trabajo, casa, niños, relaciones sociales, etc.. pero no podemos controlarlo todo. En algún momento de nuestro día puede haber un incidente que nos desbarajuste todo lo planificado, es algo normal. Es en ese momento cuando tenemos que hacer uso de nuestra paciencia para detener el tiempo, y darnos cuenta de que las circunstancias han cambiado y como podemos volver a replantearnos nuestro día.

¿Qué beneficios nos aporta ser pacientes?

  • Poder tomar las decisiones de una forma más racional.
  • Evitar el estrés y por lo tanto tener una salud mental más fuerte.
  • Conseguir ser una persona más relajada y tranquila.
  • Mejorar nuestra concentración.
  • Mejorar nuestra calidad de vida.
  • Anteponernos a situaciones que nos puedan generar ansiedad.

Por eso es importante practicar esta habilidad que nos ofrece innumerables ventajas y sin embargo en demasiadas ocasiones la pasamos por alto.

A continuación les daremos una serie de pautas y estrategias para trabajar la paciencia.

Aprender a tener paciencia

Practicar la paciencia

Como toda habilidad, esta mejora con su practica y repetición por lo cual la paciencia no iba a ser de otra forma.

  • Hacer crucigramas, puzles, etc… (si si no solo dejaremos estos pasatiempos para la playa y el verano)
  • Leerse ese libro que tiene pendiente.
  • Cocinar.
  • Intentar salir a pasear dejándonos el móvil en casa.
  • Cuidar si no tenemos niños a nuestros sobrinos o los hijos de unos amigos, aparte de agradecérnoslo a nosotros nos vendrá estupendamente.
  • Visitar a algún familiar o amigo que tengamos pendiente.
  • Cambiar nuestra ruta cuando vayamos a trabajar o coger el transporte público, podremos aprovechar ese tiempo de transporte por ejemplo para leer.

Distraerse

Existen determinadas situaciones en la que la espera no depende de nosotros simplemente de las circunstancias. La espera de un tren, avión, un atasco… aprovechemos esos momentos distrayéndonos y haciendo cosas productivas, leer un libro, escribir correos…no podemos estar pensando y dando vueltas a lo mismo, cuando por mucho que nos moleste la situación va a seguir estando igual, solo que nos generará una ansiedad absurda.

Buscar el origen de la impaciencia

Es bueno plantarse y echar la vista atrás para ver cuales son las situaciones que nos generan más angustia, llegar tarde por el trafico, que los niños se acuesten demasiado tarde y no tengamos un rato para nosotros. Cuando sabemos las situaciones y reconocemos las razones que las producen nos encontramos en una mejor posición para controlar esos sentimientos, dejar de preocuparnos por ellos y actuar de una manera diferente para poder cambiarlos.

Por ejemplo en el caso de estar apurado por llegar tarde al trabajo, quizás si salimos unos 10 minutos antes no pillamos el atasco.

Practicar la meditación

La meditación es una herramienta estupenda para abandonar las emociones negativas y fomentar la relajación que es la mejor aliada de la paciencia.

Aparte de mejorar psicológicamente, notaremos una mejora física.

Realización de actividad física

La actividad física tiene un potencial enorme en la mejora de nuestro bienestar.

Aumento de nuestra autoestima, reducción del estrés y la ansiedad. También nos permite dedicarnos a nosotros mismos alejándonos de la preocupaciones externas mientras mejora nuestra salud física y psíquica.

Sea empático

Ponerse en el lugar del otro nos ayuda a ver desde otro punto de vista cual es el problema que nos esta generando el malestar.

Encontrarnos en la cola de una tienda sin darnos cuenta de quien tenemos delante es una persona mayor que apenas puede tener movilidad reducida. De esta forma quizás también demos un paso al frente y echemos una mano a esa persona que necesita ayuda…

Dedicarnos unos minutos a nosotros

Un paseo, leer una novela que nos guste o incluso ver esa serie que tenemos pendiente nos ayuda a aclarar nuestra mente y a abordar los problemas que tengamos de una forma más útil.

Recordar la meta

Cuando nos recordamos porque estamos haciendo una determinada acción nos sirve generalmente para superar la impaciencia que nos puede generar la situación en el momento.

Soportar una situación complicada en el trabajo, quizás es mas llevadera si consideramos la posibilidad de un ascenso a futuro.

Centrarse en los triunfos conseguidos

Recordar victorias por pequeñas que están hayan sido nos ayudan a progresar y darnos cuenta de que si nos lo proponemos podemos cambiar nuestro ritmo de vida.

Por ejemplo la realización de un curso…echar la vista atrás y ver todos los obstáculos que hemos superado nos ayudan a coger impulso para terminar la carrera.

Estos y otros más son algunas de las estrategias que os proponemos para fomentar la paciencia, recordemos que es una habilidad entrenable y cuanto mayor tiempo le dediquemos, mas fácil nos será llevarla a la practica en nuestra intensa sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *