Carta de Alfonso y Carlota a sus Padres

Logopedas Infantiles

Os dejamos una entrañable carta de un bebé a sus padres en la que expone una serie de peticiones en nombre de todos los reciennacidos que necesitan el apoyo incondicional de sus padres.

Hola mamá, hola papá

Quiero deciros algo…

Soy Alfonso.  Observo vuestra inmensa alegría porque acabo de nacer; también la de mis tíos por el nacimiento de mi prima Carlota. 

Ella me ha encargado que os cuente cómo vamos progresando día a día y que os presente nuestras necesidades en cada momento. 

Los dos necesitaremos siempre vuestra ayuda.

Carlota y yo, de momento, estamos de acuerdo.  También lo están todos los niños y niñas que acaban de nacer.  Yo tomo ahora la palabra, en nombre de todos los niños y niñas que necesitan el apoyo de sus padres al igual que Carlota y yo.

  • Recordad que empezáis a educarme desde el primer día que me tenéis en brazos.
  • No intentéis acelerar mi proceso de desarrollo, sólo ayudadme a desarrollar mis capacidades estimulándome adecuadamente.  Los excesos, pueden llegar a ser contraproducentes.
  • Dejadme la libertad necesaria para que vaya consiguiendo poco a poco mi autonomía, pero servidme de guía poniéndome estímulos que sean positivos para mí.
  • Dadme muchas oportunidades para experimentar por mí mismo, aunque vosotros ya sepáis los efectos, y permaneced siempre a mi lado para ayudarme a aprender a elegir, para disfrutar conmigo de mis logros o para ayudarme a levantarme: ¡y consoladme cuando me caiga!
  • Me encanta estar con la gente que conozco y, sobre todo, con vosotros que sois mis padres. Necesito que me ayudéis en muchas de las cosas y prefiero hacerlas con vosotros a que lo hagáis por mí. No me neguéis ese privilegio.
  • No todos somos iguales así que no caigáis en la tentación de compararme con otros niños, con mis hermanos, o con vosotros mismos.  Cada cual tiene sus características individuales que le diferencian de los demás.
  • No me deis todo lo que os pida: en muchas ocasiones no me gustarán vuestras negativas, pero cuando crezca lo comprenderé y os estaré agradecido.
  • Necesito que me escuchéis, aunque a veces esté equivocado.  De este modo sentiré que os importo y que me respetáis y aprenderé a hacer lo mismo con los demás.

No intentéis hacer de mí un niño prodigio,

dadme amor

y tendré un desarrollo pleno y feliz.

Alfonso y Carlota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.